CÁMARA DE PASIÓN

  • Twitter: @camaradepasion
  • Email: web@camaradepasion.com

¿Quién iba a decirlo 29 años después?

¿Quién iba a decirlo 29 años después?

 El artículo de 1989, ‘Mujer Cofradiera’, de Francisco Javier Bueno para La Saeta decía así: “¿Quién iba a decirlo hace un cuarto de siglo…? Pero, la realidad no es otra que esta. A la que ya pocos, muy pocos se resisten. La mujer desempeñando un papel fundamental en la Semana Santa malagueña. Al compás de la función que ejerce ya en casi todas—por no decir en todas—las actividades”. Y claro, quién iba a decir que, 29 años después, aún “pocos, muy pocos”, se resistirían a que la mujer formase parte de todas las funciones de una cofradía.

 

Todos conocemos que en la década de los 70 la mujer se incorporó a las filas nazarenas, debido a la crisis de hermanos que sufrieron las cofradías, y que, en esa misma época, Paloma Sánchez Domínguez se convirtió en la primera mujer en pertenecer a una Junta de Gobierno, concretamente a la de la Hermandad de la Pollinica. También que, muchos años antes, en 1948, Pilar Millán Astray fue la primera mujer en dar el pregón y que no sería hasta 1985 cuando de nuevo una mujer, María Victoria Atencia, sería la encargada de realizarlo. Tras ellas, tres mujeres más tuvieron el honor de ser pregoneras: Celia Villalobos, Ana María Flores y María del Carmen Ledesma. Este próximo año el pregón volverá a tener voz de mujer, Paloma Saborido Sánchez será la encargada de ello. “No creo que tenga una responsabilidad extra. Yo no lo veo como un elemento de mayor peso por ser mujer”, dijo Paloma.

 

Volviendo al mismo artículo de Francisco Javier Bueno, este decía: “[…] a la espera estamos de que—no hay barrera alguna—pronto se pueda hablar de Hermana Mayor”. No fue hasta el año 2000 cuando Adela Rubio se convirtió en la primera mujer en ostentar este cargo para la Cofradía de Dolores de San Juan.  Desde entonces, en estos últimos 18 años, un total de cinco mujeres han desempeñado esta función, tres de ellas lo siguen realizando actualmente. ¿Por qué tan pocas? Para Laura Berrocal, Hermana Mayor de la de la Sangre, es una cuestión de “casualidad y circunstancias”, además añadió: “Con el tiempo este número se irá incrementando porque la vida está cambiando, la mayoría de las mujeres tenemos, por regla general, un trabajo y unas responsabilidades en casa, y eso nos limita bastante para poder dedicarle tiempo a otras cosas”. Por su parte, Gema Pérez, Hermana Mayor del Dulce Nombre, dijo: “Muchas veces achacamos al tema de la sociedad el que no haya más mujeres, pero tampoco podemos decir que se haya presentado una mujer y haya perdido por ser mujer”.

 

Francisco Javier Bueno no mencionó a la Mujer de Trono en su artículo para La Saeta y es que quién iba a decir que, 15 años después de la publicación, en 2004, una mujer portaría por primera vez un trono de la Semana Santa de Málaga. Han pasado ya 14 años desde que Adela Utrera llevara sobre sus hombros al Cristo de la Buena Muerte y, aún, existen cofradías que no permiten que la mujer porte a los titulares de la hermandad en Semana Santa. Sobre esto, opinó la propia Adela Utrera: “Hay mujeres que están plenamente capacitadas para ello, pues tienen una complexión física y unas capacidades que les permitirían portar el trono. De igual manera, no todos los hombres que en la actualidad portan tronos, están capacitados para ello. Pienso pues, que la prohibición de la mujer de trono en algunas cofradías, es la salida fácil. Lo justo, sería hacer pruebas de esfuerzo a hombres y mujeres”. Al igual que Adela, Paloma Saborido opinó que debería ser el análisis de la capacidad física de cada persona lo que determinase quién sí y quién no puede sacar un trono y no el sexo, a lo que calificó como “absurdo”. María del Carmen Ledesma, Hermana Mayor de Amor y Caridad, siguió en la misma línea: ¿Habrá algo más importante en una cofradía que los titulares? Y se lo dejan a las mujeres (camareras). El hecho de no llevar trono entonces, ¿por qué? Dicen que es que no tiene la misma fuerza, pero ¿lo han comprobado? Cuando las mujeres dicen aquí estamos, lo dicen’’.

 

Adela Rubio, primera Hermana Mayor de la historia de la Semana Santa de Málaga dijo que en su cofradía (Dolores de San Juan) se armó “un poco de revuelo” con la entrada de la primera mujer de trono: “Lo normal es que fueran hombres portadores, no todo el mundo ve, yo me incluyo, lo de hombres y mujeres mezclados debajo del trono. Yo no termino de verlo, entiendo que las circunstanciasson las que son y que hay mujeres que tienen más fuerza que un hombre, no lo discuto, es cuestión de ir acomodándose a las nuevas cosas, tampoco es una cuestión de estado’’. Belén Carrasco, Camarera Mayor de la Humildad, admitió no estar de acuerdo tampoco con la mezcla de hombres y mujeres en los tronos: “Yo estoy de acuerdo con la figura de la mujer como mujer de trono, pero no me gusta el trono mixto, es decir, que solo de mujeres o solo de hombres. Simplemente por estética’’.

En los últimos años algunas cofradías hicieron llamamientos, a través de redes sociales, a portadores para poder sacar sus tronos. ¿Será la mujer la solución a este problema? Paloma Saborido lo tuvo claro al responder: “Hay una cofradía, no sé si fue este año o el año pasado, que la decisión que tomaron fue la de no aceptar mujeres, cerraron el plazo y le faltaban hombres de trono. Aceptan mujeres y llenan el trono. Esto es evidente, ganamos todos”. Laura Berrocal, sin embargo, dijo: “Espero que si llegan más mujeres sean porque ellas quieran y no por necesidad”.

 

Francisco Javier Bueno terminó su artículo así: “Echen una mirada al panorama cofradiero malagueño, repasen nombres, analicen ejecutorias, por muy breves que algunas puedan ser y saquen conclusiones”. Pues eso, echen una mirada, repasen, analicen y saquen conclusiones.

 

Andrea Medina

325 años de la Hermandad de la Humildad

Antigua Hermandad y Real Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Humildad en su Presentación al Pueblo (Ecce-Homo), Nuestra Madre y Señora de la Merced y San Juan Evangelista

325 Aniversario Fundacional

 
  La Cofradía de la Humildad se reorganiza de manera oficial en 1980, aunque tiene sus raíces en el siglo XVII, el 30 de abril de 1694 un grupo de devotos de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, se reúnen en el Real Convento de la Merced, acordando fundar una Hermandad con el titulo de la Humildad.
 
  El 4 de abril de 1695 están redactadas las primeras Constituciones de la Hermandad, que se fundó en el Real Militar Convento de la Merced. En 1700 la Hermandad aparece citada en el testamento de uno de sus hermanos. En 1750 se le encarga al artista malagueño Miguel García  la hechura del Señor, por el precio de 900 reales de vellón quedando finiquitado el último pago en 1754. En 1795 la Cofradía aparece en la relación de ingresos de las hermandades para el Obispado. En 1890 se redactan nuevas Constituciones  y en 1923 ingresa en la Agrupación de  Cofradías de la Semana Santa de Málaga. En 1979 un grupo de jóvenes oriundos del barrio de la Victoria reorganizan la Hermandad que quedará erigida canónicamente en 1983 en el Santuario de la Victoria 

 

  La Hermandad de la Humildad ira dando a conocer todos estos documentos cuando comiencen los actos del 325 Aniversario.

 

DOCUMENTOS

 

1695 Primeras constituciones
1700 Testamento de un miembro de la hermandad
1754 Finiquito del pago de la imagen Titular
1795 Relación de ingresos de hermandades para el obispado donde aparece la Hermandad de la Humildad
1890 Nuevas constituciones
1923 Ingresa en la Agrupación de Cofradías
1983 Erección canónica en el Santuario de la Victoria